Sin categoría

Putin quiere recuperar la hegemonía de la antigua Unión Soviética.

No hay que ser muy sabio para comprender la situación en la que se encuentra Ucrania, y hay que ser muy tonto para no comprender el juego que se trae  entre manos el camarada Putin con los pro-rusos, anti-rusos, pro-europeos, Crimea, el Día de la Victoria sobre el Tercer Reich… el Referendum fantasma, que no convence ni a propios ni a extraños, etc.

De momento tenemos que partir de la base que Putin se caga en la OTAN, se mea en la Unión Europea, y se pasa por los huevos el dialogo diplomático y las supuestas sanciones restrictivas impuestas por la EU y Estados Unidos.

Por cierto y ya que de Pactos hablamos que pasa con el Pacto de Varsovia donde la Alemania del Este era partícipe ?  ¿ Habría  que preguntarle a la Merkel hacia dónde inclina la balanza o, es por ese motivo su gran interés respecto al diálogo y la vía diplomática ? – Creo que se le podría decir a esta señora eso que cantaba Pepe Pinto en su día: «…Tengo entre dos amores, mi corazón repartido…»  Será tambien esta Sra. pro-rusa, o por lo menos simpatizante, ya que nació en el Berlin de Stalin ? Habrá que preguntarselo……….

Se habla una y otra vez de que Ucrania está al borde de una Guerra Civil. No señores, por desgracia, ya están en esa Guerra Civil y de lo que se está: es al borde de una Tercera Guerra Mundial, si no se respetan los acuerdos internacionales comprometidos en su día.

La UE, prefiere nadar sin mojarse demasiado: esperando tal vez que aparezca el Mesias para dar una solución al conflicto. Ese mismo Mesias es el que están esperando en Siria desde hace tres años, mientras el pueblo agoniza, las ciudades se destruyen, miles de personas pierden sus casas y empieza un éxodo hacia los paises vecinos en busca del último bien que les queda: sus  propias vidas.

Sres. de la UE, no lo duden sigan su desmesurada política económica, busquen porcentages más rentables y «OLVIDEN» las desgracias de esa pobre gente que muere, que tienen que emigrar, que lo pierden todo, pero, eso sí, sigan pregonando a los cuatro vientos que somos solidarios y queremos salvoguardar los Derechos Humanos. Yo, personalmente, pienso que lo no tenemos, es verguenza  y, nos importa un rábano lo que pasa por ahí… –

Toda esa gente esta tan lejos… – pero, como dijo el otro: como lleguen los salpicones, pronto se convertirán en tsunamís y, tal vez entonces, comprendamos que perdimos el tren de la cordura en futilidades «olvidando olimpicamente» los posibles problemas de nuestro propio futuro bienestar, si nos atenemos a lo que vemos a diario en las noticias: fluctuación de las bolsas, los tipos de interés, la deuda, la rentabilidad, etc. que se van al traste, cada vez que un fanático exaltado orina fuera de la letrina…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *