Sin categoría

El día de los Jubilados.

No sé muy bien si aquí, en España tenemos el  «día de los Jubilados» o no, pero he consultado Internet y la cosa no está nada clara. Al parecer en alguna parte de Galicia sí hay algo, en Argentina y otros lugares de America del Sur también , pero aquí en España no encuentro una respuesta clara y fidedigna; por lo que supongo que no existe.

El motivo de este pequeño artículo es porque en alguna parte he leido días atrás que si los jubilados de toda España se pusiesen en huelga, el país se paralizaría…

No sé de quien a partido esa idea un tanto rocambolesca y de otra época, pero la verdad, y hablo por experiencia propia y por lo que observo a mi alrededor, la verdad es que nos encontrariamos ante una realidad que pesa como una loza.

Puede que efectivamente no exista un día, festivo o no festivo, a favor de ese gran colectivo que  puede representar, hoy por hoy una tercera o cuarta de la población española y puede tambien que eso tenga una importancia relativa para la marcha del país en todo los sentidos, pero lo que si puedo asegurar que: si ese colectivo se pusiese en huelga de verdad y en todos los Estamentos de la sociedad, muchos prepotentes que piensan a pié juntilla que son el ombliga de Jupiter, iban a saber lo que vale un peine.

Ese colectivo que aparentemente sólo sirve para mermar las arcas de la Seguridad Social y la economía del país, desempeña un role que todo el mundo conoce, pero que se reconoce muy poco a todos los niveles. Pasa un poco lo que el abnegado trabajo de la mujer en su casa…

Los abuelos sirven para hacer la compra, llevar los niños al colegio, recoger los niños del colegio, preparar la comida para los hijos y los nietos. Cuando el matrimonio se separa, o se quedan sin empleo, siempre esta la casa de los abuelos y la pequeña jubilación de los abuelos para medio salir del paso.  Cuando los padres trabajan, la única solución viable es: tirar de los abuelos. Si los nietos enferman para eso estan los abuelos. Y no hablo de los fiadores de las hipotecas cuando el nene se quiere comprar un coche o una casa… ¿ En cuanto al personal de los comedores para ayudar a los necesitados y las ONG, que decir ? Vacaciones sin animales de Cia. – ¿ Que hacemos con ellos ?…..

Podría seguir citando ejemplos hasta la saciedad pero no olvidemos nunca que la figura del abuelo tiene una plaza de lujo en la sociedad en que vivimos y que sin ellos el castillo de naipe se derrumbaría a buen seguro. No traten a los abuelos como una carga, la experiencia demuestra todo lo contrario  que en la mayoría de los caso, la carga la soportan los abuelos, que llegan por lo general, agotado al final del camino.

Independientemente de esa sobrecarga a destiempo, los abuelos siguen recibiendo las draconianas embestidas de todos los Organismos Oficiales, con todas sus novedades, siempre perjudiciales para la persona mayor, se llame esta Internet, nuevas normas bancarias, modificaciones, nuevas tarifas luz, agua, aparcamientos cada vez más complicados, cualquier papeleo de la DGT, horarios bancarios fuera de toda lógica para los mayores que no tienen ni porque madrugar, ni tener que esperar tal día para disponer de lo que a la postre le pertenece: su dinero; principalmente en las Cajas de Ahorro creadas, al paracer, para esas personas. El simple hecho de darte de baja de Jazztel, ONO u similar,  se convierte en una auténtica epopeya. Y cambiar una cuenta bancaria ya es el súmmum de las dificultades. En cuanto a sacar un simple billete de metro, sin cajero físico, se convierte en el otro laberinto del Minotauro cretense-

Señores, todo eso esta muy bien pero a nosotros, los viejos, apartennos de sus problemas. Ya hemos contribuido en la parte que nos afectó en su día. Resuelvan sus problemas y dejenos en esa paz, que bien nos merecemos.

Es evidente que este pequeño articulo no va dedicado a las grandes fortunas o a aquellos que se quitan «el muerto» de encima mandando a sus mayores a una residencia, y se les llena la boca diciendo : «…Allí está muy bien, esta entre gente de su edad, tienen juegos, espacios verdes, actividades deportivas, médicos, etc…» y, de hecho lo que van buscando egoistamente es su libertad de movimiento y su propio bienestar.

Dejemos pues las fantasmadas para las películas de terror, y pisen el suelo firme, sólo así sabrán que están en un mundo real; ya lo dijo Descartes en su día, aunque con enfoque propio de un filósofo…

Sí, es cierto, tendran todas esas cosas pero no tendrán lo que tu siempre les distes sin  el mas mínimo resquicio de regateo: Amor, cariño y siempre una puerta abierta para tratar de solucionar cualquier tipo de percance que pudiera tener. No quieran prolongar ese sistema en unos hombros que poco peso puede soportar en edades avanzadas, donde cualquier tramitación más o menos oficial se convierte en un mundo, máxime cuando cualquier aludido de esos Centro Oficiales o semi oficiales, es un niñato o un parado de cierta edad que solo entiende de Sota, Caballo y Rey y sus conocimientos burocraticos y de atención al cliente, no van muchos más allá de la punta de su nariz.

No quiero terminar sin recordarles a todos los jóvenes y menos jóvenes que todos somos tripulantes de una nave que sigue la misma singladura, unos llegarán antes, otros despues y: pobre del que no llegue…

Un abuelo.

 

 

 

 

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *