Sin categoría

Juegos de tontos.

Que los psícólogos encuentren juegos de entretenimientos o relativos estímulos paliativos etc. para aquellos que padecen enfermedades que afecten de alguna manera sus reacciones, emótivas, psíquicas, o de comportamiento, me parece de perla e incluso, no tengo por más que aplaudir esos adelantos que situan a esas personas a un nivel dignificante para sus propios egos personales.

Que rimbombantes estudiosos, infectados de diplomatítis, jueguen a los soldaditos de plomos… esos paísanines salen de la óbita de las personas normales, porque entre otras cosas ya han pasado la edad de las canícas. Mañana, cuando tengan unos años más se darán cuenta hasta que punto, no solo rozan lo ridículo, sino, que ellos mismos se cubren de ridículo.

Cuando esos jóvenes sabuesos, que piensan que sin ellos el mundo nunca llegará a ser mundo. Cuando esos presuntos eruditos, o intelectuales de los montes, pretendan tomar las riendas de un país a base de autocares como los del sexo o el tramabus es que no solo se visten de ridículo, sino que causan risa a más de 40 millones de españoles – (dejo los 7 millones restantes para los payasos…

Señores de Podemos, a quien voté por equivocación cuando salieron de la nada. Detesto los protocolos, pero admiro la decencia y el comportamiento del hombre o de la mujer en todo momento y en todas sus facetas.  Si de verdad quieren ser una oposición digna de credibilidad actúen en consecuencia y dejense de las patochadas del gordo y el flaco que tanto hace reir a los niños

Os recuerdo, queridos amigos de Podemos, que en la película de Clint Eastwood, solo » cometieron dos errores » – Vosotros necesitareis el libro gorde de Pepete para recopilar todas los vuestros…y, lo peor del caso es que Vds. mismos reconocen sus propios errores pasados… pero, por lo visto, cuesta tanto trabajo pasar la quinta velocidad, que no sé si un día, tal vez remoto, lo puedan conseguir…

Mi nieta, de unos 18 o 19 años, acérrima de Podemos desde que salió del huevo, me preguntó si había visto lo del autobus de la cuadrilla de Gurtel y Cia y que pensaba. – Le contesté que esa era mi gran pregunta, hacia ella. Su contestación en forma de expresiones fue determinante: Frente arrugada, movimiento negativo con la cabeza, encojimiento de hombros, y leve movimiento con la mano a modo de cuestonario (diciendo a todas luces: » que quieres que te diga «). Tomen nota, camaradas –

Ella, era de los vuestros a capa y espada, pero ella, tambien super-estudiosa, es una persona completamente normal.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *