Los viejos – Atrapados en el tiempo.

Todo viejo, toda vieja: un día fue joven

No tenemos por qué atormentarnos por esa denominación que en definitiva determina  o define una edad avanzada. Sé de buena fuente y por experiencia propia que algunos prefieren que se les trate de personas mayores  o simplemente de » avanzada edad.» Pues al parecer la palabra viejo o vieja suena mal. pero, entre nosotros, acaso no quiere decir lo mismo ?

Recuerdo que a nuestro querido campeón de boxeo  José Legrá algunos periodistas, cuando hablaban de él, de sus victorias, de sus combates, hablaban de un hombre de color, probablemente para,  hipotéticamente no ofender, a lo que él mismo se rebelaba diciendo que no era de un color indefinido, que era negro sin más comentarios.

Por mi parte siempre he admirado a las personas que piensan así, porque  ese medio directo y sin paliativos, siempre ha sido mi forma de pensar. Aunque soy racional y educado para intuir de nunca hablar de edades con las señoras, a no ser de la mía propia.

Muchas personas entienden mucho de sus edades pero no brillan por su educación. Hace unos cincuenta años tras haber vivido más de 30 años en el extranjero donde me enseñaron a ser correcto y abnegado con las señoras sin anteponer edades, me levanté de mi asiento del metro y le cedí mi sitio a una señora, Yo podía tener unos treinta y cuatro años y ella , algo más de 4o. Me le agradeció lanzado a toda voz, para que todo el mundo lo oyera: » Llameme vieja, ya que está «.  Aprendí la lección y desde entonces, salvo casos excepcionales: dejo pasar el tiempo y me quédo plácidamente sentado en mi sitio…

Hace una semana escasa comentando con un electricista  que vino a arreglar una avería a mi casa hablamos de canciones, de cantantes y le dije que cuando era joven canté varias veces en el auditorio de Radio Nacional de España y que una de las veces gané un segundo premio en

un programa patrocinado por «La Revoltosa» y  presentado por Boby Deglané. Me dijo que de eso, había pasado una eternidad y mi contestación fué la siguiente: » Es que soy muy viejo «. No me traumatizó en absoluto añadir el «muy» de rigor que se imponía.

Pensar  cuando tienes ya muchos años que sigues la dinámica del entorno que te rodea es tan absurdo como disparatado, sin embargo te abre unas puertas de lucidez y  sabiduría, pero por desgracias, también de conformismo que antes no tenías.

Es cierto, la persona de avanzada edad ha vivido su propia juventud pasando por todas las edades que conforman la vida del hombre y pienso que de ello, solo se puede alegrar, aunque también  haya sufrido todas las turbulencia que conlleva la vida del hombre, de todo ser viviente. Él a llenado toda su vida: el joven , acaba de empezarla.

A  la hora de valorar, eso es una ventaja considerable con respecto a los que vienen pidiendo paso, porque la realidad es otra por cuanto la vida está llena de insospechados obstáculos, peligros, riesgos, que te pueden borrar del mapa de los vivos al menor descuido, o cuando menos lo esperas…

No pretendo ser catastrófico en mis consideraciones pero pienso, que pensamos poco en el mañana, que de una manera u otra llegará y no solo para el humano o todo ser viviente. La propia naturaleza acusa esos cambios de inicio y de caducidad. Cualquier geólogo te dirá que tal o tal  montaña es joven y que seguirá creciendo o es vieja y que su aspecto exterior cambiará, con el tiempo, sin lugar a dudas.

Pero, centrándonos, en lo que realmente preocupa el pensamiento de todo ser humano que a la postre es su propia vida: ¿ se puede entrever una posibilidad de supervivencia en épocas distintas con adelantos que superan los conocimientos del hombre un tanto más antiguo, incluso sin entrar  en edades demasiadas atrasadas?

Cuando me quejo de las embestidas de los progresos  de muchas nuevas tecnologías, mi hijo de algo más de treinta años me dice que dentro de diez o quince años, si no sigue la marcha acelerada de su tiempo en cuanto a las tecnologías  que toca en su vida diaria, se quedará a no dudar, fuera de su circuito laboral.

Con una perspectiva así podemos, los mayores, confiar en un futuro óptimo ? Por eso mi comentario mas alla del título de este pequeño relato añado, muy entre paréntesis «Atrapado en el tiempo» y  pienso que todos los que han pasado los 60, 65 o 70 años ya se convierten en personas «fuera de lugar» a todos los efectos. Estar realmente en el mundo es de los 30 a los 55/60 años, lo demás, para el que se lo crea.

Creo que en muchísimos aspectos de la vida, al igual que las edades del hombre más arriba relatado, creo que casi todo es divisible por tres. Y como ejemplo natural citaré uno solo que a la postre nos ilumina todas las noches: La luna cuyas conocidas tres fases son las conocidas: Luna creciente, Luna llena y menguante. Si analizas, un poco por tu cuenta verás que una visita al médico, una operación quirúrgica, un meeting. Una defunción, una cena, una reunión, un simple partido de Fútbol, etc., todo tiene tres fases. Y las Edades del Hombre, tampoco podían escapar a esa tridimensionalidad.

El rescate de los Gobiernos o de las ONG para los mayores

Bueno, muchas veces son los Gobiernos los que aportan su granito de arena, aunque no por ello excediéndose demasiado porque entre las pensiones y otras pequeñas aportaciones, los presupuestos no llegan… y los hombres de negro de Bruselas ya están tirando de la campana de alarma. Quién sabe si esa famosa campana que manejaba con sonrisa y jolgorio el amigo Rodrigo Rato era precisamente para tratar de paliar esos malos tragos de nuestra economía con respecto a esa multitud de viejo y sus pensiones…

Las ONG, son otros cantares… Ellos se encargan de organizar comidas, tours, excursiones, viajes, visitas a museos, paseos por los barrios antiguos o emblemáticos de las principales ciudades de cada región., bailes, festejos de todo tipo etc. ¿ ¿ Pero el viejo se siente mejor viviendo las vivencias y las pesadumbres de su vecino. Se siente realmente amado o protegido en esa nueva congregación y convivencia, con todo ese equipo de viejos que inunda su nueva vida ? lo dudo, y no por nada, sino porque ellos también están tan marginados como él mismo lo está, independientemente que según su capacidad física y según el tiempo o su capacidad vital podrá aguantar o no el tirón ya que muchos entramos ya en la categoría de la dependencia, que no deja de ser algo traumática

Cuando sales a la calle te encuentras con mil insospechados “adelantos” técnicos que te deja un poco atónito. Vas a un banco y te atiende un mamotreto electrónico que tienes que manejar para que te entregue una papeleta con unos dígitos para saber cuando te toca turno y en qué mesa o cajero….

Cuando vas a votar o llevas todo arreglado desde tu casa, si es que la Administración Pública lo ha hecho correctamente o pierde la vista en los largos listados exteriores…

Cuando vas a una consulta en un Centro de Salud o un Hospital tienes que informarte muy bien en recepción, si no lo haces, te toca bailar con la más fea en los largos pasillos de todo hospital que tendrás que patear una y otra vez….

El aparcamiento: Otro taco para el viejo… o le preguntas a algún joven que pasa por ahí, o te vas a otro sitio, porque: o no tienes monedas o no sabes por dónde van los tiros;y que te devuelvan el cambio o no, son otros cantares…

Cuando se trata de reuniones familiares, como nietos, sobrinos, cuñados, todos te invitan a celebrar una comunión, un enlace, un cumpleaños, un bautizo, un duelo… y tú, que ya no puedes tirar del cuerpo estas entre la espada y la pared, y tu pareja si es que todavía está en este mundo de los vivos te dice que ella no se apunta…porque visto la carestía de la vida, esas  celebraciones están por lo general a muchos kilómetros de tu casa…

El anciano se cae una y otra vez, a veces con desmayos, a veces en su casa, a veces en la calle, otras en algún lugar público y a la media hora estás en un hospital donde te dicen que estas muy bien o que te tienen que operar de cualquier cosa insospechada hasta entonces.

Sin embargo, cuando te encuentras un antiguo amigo, un vecino o alguien que conoces poco, te dice que estas muy bien. Te miras en un espejo y tus ojos  te dicen “ que tan mal no estas “. pero cuando quieres poner el motor en marcha, tus fuerzas te dicen : “ que arranque el vecino “…

¿ Yo por ejemplo, que he tenido media docena de caídas en los dos o tres últimos años, puedo presumir de que tan mal no estoy ? cuando he tenido los dos hombros dislocados,, mi pelvis necesita una intervención quirúrgica, he perdido  muchísima vista y mi carné de conducir se ha ido “ al vent “, mi audición flaquea bastante, y mi riego sanguíneo es pésimo de rodilla para abajo.

En mi última caída, tuve fractura del quinto metatárso, y ahora adorno mis andares con muletas…

Entonces, en qué quedamos, estoy bien o no estoy tan bien. El veredicto es simple y no necesita la sentencia de un Juez  del Supremo, o de una Eminencia Gris. Eso, sólo tiene un calificativo “: VEJEZ “.

Hablo de marginación y parece un tanto duro si consideramos los esfuerzos de algunos en querer paliar esos estados de ánimo de muchos mayores pero analicemos muy por encima en qué estado se encuentran en algunas de las situaciones de sus propias vivencias…

La informatica: Primer hándicap para el mayor

Hoy, todo gira alrededor de la informática, los ordenadores, los teléfonos móviles y sus interminables funciones. Esos adelantos, AL PARECER. facilitan en el futuro la vida del ciudadano en todos los ámbitos de la Administración de una ciudad, de un país. Pero tan dificil es, para esas cabezas cuadradas comprender que los reflejos de cualquier persona de avanzada edad, es incapaz de llenar esos nuevos e innovadores espacios.

Recuerdo que un día en Oviedo o Santander le dije a una compañera de la Agencia de la Cia de seguros donde trabajaba que con la dieta que temía no llegaba. Entonces me propuso de ir a comer a un sitio super económico. Fuí a ese sitio y, bueno, no estaba mal. La comida estaba bastante buena. El ambiente aceptable y repetí la experiencia unos días más…

Ya saben, tipo comedor común, donde cada uno se sienta al lado del que le toca…Yo tendría unos 40 años y, en otra mesa un viejete tomaba entre sorbo y sorbo un plato de sopa y sus gestos ya un tanto inseguros hacían que la mitad de cada cucharada cayera de nuevo en su plato. Como es de lógica abandone ese refugio económicos para respirar aires nuevos.

Otra persona muy conocida se negaba rotundamente a sentarse a comer al lado de su suegra, ya muy mayor…

Un programa de radio de RNE (hace muy  pocas fechas) los locutores tocaban el tema de los olores y uno o una de ellos se cubrió de gloria  o de mierda cuando dijo que los viejos olían mal…con bastas risotadas de todos los asistentes de la tertulia.

No romperé una lanza, ni en favor  ni encontra de los unos ni de los otros. Pienso que sólo es la consecuencia de una falta de cultura y de educación. Si algún comportamiento de alguien no te agrada, analiza el motivo y deja que cada uno actué como piense y quiera… pero no lanzes a los cuatro vientos estúpidas reflexiones que dirá poco en tu favor y menos a tu medio…

Con estas nuevas tecnologías la mayoría de los mayores están/estamos literalmente nadando. No quiero vivir la Era de que un paisanin dé la orden a un botijo para que ponga la música como nos anuncia un anuncio de la Tele… Faltaría más que me contestara: “ hazlo tú, capullo “…

Un día mi mujer me dice que para ahorrar en la factura del teléfono, lo mejor era utilizar el WHATSAPPS (Dios, que dificil es escribir ciertas palabras para cualquier anciano, como yo por ejemplo..) .pero teniendo, a buen seguro esa palabra, raíces indo-europeas, para no decir latinas es de cajón que están en los archivos de la RAE, desde hace siglos (sic)

Aprendí a utilizar ese famoso W…… pero desistí al poco tiempo porque no no podía esperar dos o tres días para preparar un plato que ya estaba en la sartén o en la olla, Claro como no se miran los mensajes todos los días. Resultado : para mí, murieron los W…..  – y, cuando me preguntan, en algún banco, Hospital o similar si tengo internet, digo olímpicamente que no…

Otra chapuza por parte de la Administración Pública. Se parten la cabeza

Los sabuesos ,para facilitar las complicaciones a los ciudadanos… Pero la pregunta del millón es : “ ¿ lo hacen para todos, o sólo para las nuevas generaciones  o solo para los niños de los Astros…? “

Un pariente cercano, médico de profesión en Urgencias de un pueblo de Madrid, me decía con respecto a los mayores que atendía. “ Los hijos, cuando van a verle en las residencias donde los han metido, dicen: “ Desde que está aquí, duerme muy bien, no da guerra, da sus paseos por el jardín, come bien etc. etc. …” Y a los tres o cuatro meses, se muere. ¿ No será la consecuencia de que son pocos los viejos que sirven para algo y que hay que atenderlos, arrastrar siempre de ellos…  Dosis masivas de calmantes son la solución..?

Podemos comprender que cuatro viejos quieran mandotear en casos tan extremos como los sitios Centros o Radiales de las grandes urbes para los diesel o gasolina, cuando eso se puede hacer con detenimiento y lucidez ya que las infraestructuras no dan la talla todavía en nuestro país. ¿ Se puede admitir que Junckers dé una fecha de cambio de horario, para cuando a él le dé la gana cuando millones de niños tienen que salir de noche de sus casas para ir a la escuela y los juerguistas disfrutan de sol hasta las diez de la noche en verano en España.. ?

¿Se puede tolerar que el tonsurado y triste Torra esté mareando la perdiz todos los días con la estupidez catalana ?, con sus manos en los bolsillos, tipo chaval de 15 años, y firmes y seguros andares como el pobre Junckers a quién le sobra ya hasta el nudo de corbata..

No insistiré sobre el hecho de levantar el labio superior derecho, dando en todo momento la impresión de respirar mierda… sobre todo cuando habla en catalán.  NO creo que sea muy correcto de decir eso, pero ateniéndome a sus repetidas “ libertad de expresión “, pues la verdad, yo también quiero cumplir con ese requisito…

 

Señores despierten y piensen: Ya no viven Vds. en este mundo…y  piensen, si son capaces de hacerlo, que la Utopía es solo un libro, que ya quisiéramos Tomás Moro y yo… Dejen que la juventud tome el bastón de mando, pensando no obstante algo en los viejos, ya que somos legión y que nuestros votos y nuestros antiguos pasos  aconsejaran e irán siempre de la mano de la cordura.

Recomiendo no obstante a todos los mayores, que piensen como yo, que si viven fuera del lugar donde están empadronados que olviden olímpicamente de ir a votar. Hace unos 20 o 30 años, empadronado en Madrid fui a correos de Huelva y fueron tantas las pegas que me pusieron que desistí.

Me dirán: Que claro que hace tanto tiempo y en un Huelva…es normal. Pero en las últimas elecciones del 21 de abril del 2019 (hace una semana) mi nieta con 21 años, empadronada en Madrid y terminando una carrera  quiso votar en Chinchón a unos 20 Kms. de Madrid, vino muy cabreada por las trabas que le puso el currito de turno de Correos. Compadezco a los que lo hacen desde otro país, y más si se trata de Mayores.

Tan difícil resulta simplificar las cosas, evitar el papeleo barato y tanta burocracia… Admiro  los señores como Miguel Ángel Revilla, que no dices las verdades a media…(las dice enteras), o nuestro querido “correcamino” José Antonio Labordeta cuando explotó en el Congreso de los Diputado y puso las cosas en su sitio…

Mi querido padre decía que las guerras son necesarias para que el medio mundo que quedé, pueda medio vivir… y, visto lo visto: 250 fármacos no llegan a las farmacias y otras son prohibitivas por ser demasiadas caras. ¿ Es acaso un nuevo sistemas de eliminación de los mayore.de ese medio mundo del que hablamos para ponerle un broche de oro a esas mencionadas guerras ?

La propia señora Merkel dijo, hace unos año, que las operaciones de cadera no se pueden hacer así porque sí. Que eso cuesta mucho dinero a la Seguridad Social y que el paciente se tiene que conformar con una medicación…

Mi esposa lleva toda la vida sufriendo insoportables dolores de espalda. En la unidad del dolor; le mandan parches, un monton de calmantes y terminan recetando piruletas de morfina. Pasan los años (como 15…) aumentan las dosis y un día el médico de turno te dice que como está entrando en una peligrosa  adicción: “ El dolor no te lo voy a quitar, pero que te quitaré las piruleta de morfina “. Entonces mi pregunta es la siguiente para qué sirve tener una unidad del dolor ??? para crear drogadictos autorizados y reconocidos por Ley.

Entonces los paliativos recomendados fueron: Ibuprofeno, Paracetamol, orfidal y un rosario de calmantes, andar descalzo y un recetario de comidas, Es evidente que este médico quiere entrar en el libro Guinness de los records, o tal vez estudió medicina en el Derb Ghalef…

Con tantas quejas y reclamaciones a favor de tantos viejos, es de cajón que este pequeño escrito nunca tendrá el éxito de “ Quién me robo mi queso “, pero sí pienso que todos  los que somos o lleguemos a mayores estaremos condenados a asumir ese proceso decadente, desconfiar con mucho respeto, de los payasos de turno y estar medianamente preparado para afrontar lo que venga, porque, de verdad, son muchas las dificultades que se viven, están ahí, se acusan, pero  no se ven.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *