las vacunas, el coronavirus y yo…

Hace unos dias salio un titular en la Tele que decía: »  POR QUÉ LOS ESPAÑOLES RECHAZAN LAS VACUNAS «.

Hace tambien unos días un médico español dijo, que el cuerpo de cualquier humano está cargado de elementos positivos y negativos dentro de su  propio organismo y que esa lucha constante para sanar cualquier afección negativa es de hecho lo que provocan malestares,  enfermedades, muertes o, por lo contrario, una curación o bienestar general.

Quiero creer esas afirmaciones que siempre he defendido ya que una vacuna es, y sera siempre, la inoculación de un germem extraño que te introducen en el cuerpo en pequena dosis para que tu organismo «aprenda» a combatirlo y rechazarlo…

Pero que  pasaría si tu cuerpo, por loes motivos que fuera, lo acepta de buen grado en lugar de combatirlo ? Ahí queda la pregunta para el lector…

Un médico/cirurjano por añadidura, me dijo recientemente que los únicos que lo  «saben todo sobre la pandemia» que afecta la humanidad, son los tertulianos de las emisiones televisivas que se cubren de gloria cada vez  que habren la boca…

Mis conocimientos en medicina son muy rudimentarios y relativos pero, pienso que se sostienen gracias a una muy larga vida de tropiezoa y aciertos en cuestiones de salud, de comidas,  ejercicios y  moderación en todos los sentidos de una vida cotidiana que yo llamo «normal»…

Curioso por naturaleza he querido saber un poco más sobre una epidemia,ya que  son muchas  las que han azotado los paises a lo largo de la  historia de la .hunanidad: la viruela donde el propio rey Carlos IV  tuvo que intervenir, el antrax,el ébola, la aviar, el dengue, la bovina, el  sida, la mosca Tsé tsé , el mosquito del Nilo, la peste porcina y nuestra famosa peste o gripe española injustamente llamada española ya que todas las fuentes la situaron en su día en Houston (EEUU).

A  esta gripe española  me  quiero referir en este pequeño  artículo ya que es ,y sera a mi juicio, el preludio de lo que realmente se nos viene encima con el cacareado coronavirus..

Cuando en Enero o Febrero de este año 2020 oimos hablar de la epidemia todo el mundo pensó: «Sí´, pero está en China…»  y al otro día lo teñíamos llemando a nuestras puertas. Las Autoridades de no pocos países , incluida España, dijeron: » Pero mosotros estamos preparados…»

Han pasado seis o siete meses  y seguimoe igual o peor : los muertos están ahí;  que a mi juicio tampoco son 29ooo sino bastante más. pero la salida barata era que  los enfermos  y tenían otras dolencias. Pero señores, piensan ustedes  realmente que España es un país de 47 millones de ineptos o de cretinos… ¿ en que cabaza cabe que una persona de 40, 50 o 70 años no pueda tener ninguna dolencia  anterior… ?

Ahora bien, si quieren saber un poco más sobre el coronavirus lean los comentarios que se escribieron durante toda una larga centuria (ya que el último articulo se escribio en el 2014). Se inicio en el 1018, al final de la primera guerra mundial, hubieron millones de muertos, según las crónicas,  y duró  hasta el 1024. dicho de otra menera duro 7 años. Nunca se encontró una vacuna y desaparecio como llegó.

No pretendo ser fatalista pero , visto lo visto , me da la impresión que seguimos el mismo camino , apostaría que el  el verano del 2021 sera un calco de este 2020.

Sanidad patina, los gobiernos patinan y la verdad es que nadie sabe nada. Nos dijeron que en verano esto estaría resuelto; ahora, en otoño, otros apuntan el final de año…Amigo Salvador Illa y amigo Fernando Simon no hablen para no decir nada positivo porque las estadísticas sirven de muy poco para el comun de los mortales. Lo importante son los muertos y los hospitalizados, lo demas es, como dice el filóso: flatus vocis.

Otra de las cosas que vi casi inoperante y casi ridiculo son los tres cuerpos de las fuerzas del orden. durante tres largos meses dando explicaciones de los trabajos que desempeñaban a diario. muchos de ellos independientes de la epidemia…y la verdad es que en tres meses se agotaron todos los argumentos..y los uniformados dejaron de aparecer en la tele; cosa que tenía que hacer sucedido bastante antes. Solo faltaron a la llamada: el pequeño Nicolas y la Policia momtada de Canada, tal vez ellos…

No quiero extender más esta larga introducción ya que ahora me toca explicar por qué, yo personalmente, páso olimpicamente de las vacunas, porque como digo más arriba: a lo largo de una muy larga vida  ocuren muchas cosas que pueden interesar al projimo…

Corría el año 1944 o 45 y yo escolar en una escuela primaria de Casablanca, entonces protectorado francés. vivia la placida vida de todo adolescente.

Un día llégo a  mi casa y  le dígo a mis  padres que  habían empezado a vacunarnos de tres enfermedades infecciosasque  no recuerdo con certeza las que fueron realment; tal vez la varicela, la tifoidea y la rubeola…

Por esas fechas los centros escolares no pedian permiso a los padres para vacunar a sus hijos,  eso era lo que había y punto.

Y, hablando de ancianos, de residencias, de vacunas, incluida la de la gripe, avisan a los familiares o actuan de la mis ma manera que con los escolaresde mediado del siglo pasado. Ya que somos tan listo en sacar estadisticas e inventaar la polvora me extraña muchisimo que a nadie se la ha ocurrido hacer un recuento de lo vacunados contra la gripe y los que no,  compulsar saguidamente con los fallecidos, los simtomáticos y los que se curan o, pasado un tiempo,  dan negarivo.

Creo que para sanidad eso no tiene que ser un gran problema ya que por lógica todo eso esta supuestamente  registrado y archivado (sic)

Sé que cualquier hijo de vecuno me dira que eso no puede ser pero si la fecha de inicio fue en los meses de septiembre a diciembre , y la mitad de nosotros desconocemos los momentos y lugares de mutacion de un virus, (el cuerpo humano, los tubitos de cristal de los laboratorios , el renacer del mismo virus con otras caracteristicas, etc…) No creo que abundan  en nuestro país los microbiólogos y menos los epidemioçólogos…por lo que considero que todo tiene que ser analizado en sus mas mínimos detalle.

A  los dos o tres días de las tres vacunas en la escuela me encontraba francamente al hasta tal punto que rechace de plano de ir al cine con un amigo vcino, cosa que me costo bastante ya que era una película acorde con esas edades: El Sargente York de Gary Cooper. Mi madre insistió y termine viendo la película.

A  partir de esa noche caí en un coma profundo que duró 15 días:El médico el hospital de Casablanca de dijo a mis padres que lo único que podían hacer, era ir a rezar a la capilla del hospital

Preguntado al médico sobre la posibilidad de una conección directa entre la enfermedad y las vacunas jizo una series de preguntas y dijo que posiblemente fuera la consecuencia de las famosas vacunas.

Mi padre perdio los papeles y amenazó la centro si yo fallecía, aportando un escrito del médico y, a partir del año siguiente  todos lo centros educativos de Marruecos pedían conformidad a los padres o o aportaran certificado s de un facultativo privdo.

Esto que relato más arriba es lo que me ocueeio cuando telnia unos 12 o 13 años, pero cuando me estaba acercando a los 70, mi madre y mi tía (además de ser mi suegra) me acpnsejaron de vacunarme contra la gripe, no lo pensé demasiado, habían pasado más de 5o años, los tiempos cambian y las personas tambien… Me vacuné y cogí una gripe de campeonato.

Al año siguiente mismo sermón por parte de las abuelas. Mas resistencia por mi parte pero mismo desenlace: Pinchazo y gripe al canto. Si la primera fue mala la segunda me curó a vida de los ensayos farmaceuticos y las cobayas humanas. Me juré que sería la última vez que me prestaría a este juego de «Sálvece quien pueda «.

Al tercer año, ya no fueron las abuelas las que lanzaron las campana al vuelo. Fué la propia doctora que dijo que ya estabamos en octubre y que me pusiera la vacuna, Le dijo que no, le explique en sintesis todo lo relatado y terminó dandome la razón.

Con razón o sin razón, este es hoy mi modo de pensar. El que piense de diferente manera que actué como crea conveniente y le deseo toda la suerte del mundo en este mundo en que vuvumos donde estamos y vivimos, pero que  podemos dejar de estar en un abrir y cerrar de ojos…

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *